Gracias a la experiencia de nuestros odontólogos recibirá un diagnóstico preciso así como una propuesta de tratamiento completamente ajustada a sus necesidades reales. Creemos en que el mejor tratamiento posible es el que resuelva el problema con las menores molestias posibles. Cuando acuda a nuestra clínica tendrá la seguridad de que sólo realizaremos los tratamientos que realmente necesite.

976 21 35 67

San Ignacio de Loyola,11
50009 ZARAGOZA

  • Lunes a Jueves de 10:00 a 13:00

    Viernes de 09:15 a 19:00

  • 976 21 35 67

    info@clinicalosarcos.es

  • C/ San Ignacio de Loyola, 11

    50009 Zaragoza

  • Siguenos:

Todo lo que necesitas saber sobre las muelas del juicio

Todo lo que necesitas saber sobre las muelas del juicio

Las muelas del juicio son el tercer molar que, en caso de aparecer, suele aparecer a edades ya avanzadas, generalmente entre los 15 y 25 años. Su etapa de crecimiento normalmente se da durante la adolescencia.

Se les conoce como muelas del juicio precisamente, porque en su edad de crecimiento, el desarrollo ontogénico ha superado la infancia y los pacientes ya no son niños, si no que han llegado generalmente a la adolescencia o incluso a la edad adulta.

¿Qué son y donde están las muelas del juicio?

 

Muela del juicio con crecimiento lateral

Las muelas del juicio pueden aparecer todavía más tarde de los 25 años, a lo largo de toda la vida, aunque su edad normal de crecimiento y desarrollo es durante la adolescencia.

No siempre tienen porque crecer las cuatro muelas.  En el caso de algunos afortunados, ni siquiera llegan a aparecer, ya que no todas las personas cuentan con ellas. Lo normal es contar con dos muelas del juicio superiores y dos muelas inferiores.

La morfología y anatomía de las muelas del juicio es muy variable. Pueden tener entre una y cuatro raíces, y entre cuatro y seis conductos. Dependiendo de su anatomía y la dirección en la que crecen son ciertamente dolorosas y por riesgos adheridos han de ser extraídas. Tras un diagnóstico y observación con radiología los dentistas pueden valorar si ha de realizarse o no la extracción.

En la mayoría de ocasiones, el dolor de las muelas se debe a que no tienen espacio para crecer y se colocan en posiciones verticales o diagonales. Esto produce inflamación gingival y provoca fuertes dolores y molestias en el paciente.

Extracción de las muelas del juicio

La extracción de las muelas del juicio ha de ser valorada por un dentista profesional ya que cada caso es particular y presenta unas peculiaridades u otras. Cada muela del juicio es única, y los procesos que han de llevarse a cabo durante la extracción puede variar notablemente.

En cualquier caso, se aplica anestesia local para evitar dolores, ya que además de que la zona está sensible e irritada por el crecimiento de la muela, generalmente hay que abrir la encía para poder extraer la muela. Posteriormente se dan puntos de sutura para su correcta cicatrización. Se pueden extraer las muelas del juicio de una en una o en caso de ser necesario, hacer varias extracciones en la misma intervención. Esto dependerá del paciente y el dentista encargado de llevar a cabo la intervención. Hay que valorar distintos factores y se ha de procurar siempre que el paciente no sufra dolores. Además, previamente a la operación se deberán tomar medicaciones y antibióticos y ciertas precauciones que serán indicadas por el dentista, así como adecuadas a las necesidades y situación de cada paciente.

Para conocer como será el proceso de extracción y si es necesario o no realizar una extracción de las muelas del juicio, lo mejor es consultar a un dentista profesional para que valore el caso. En caso de necesitar un dentista en Zaragoza puede ponerse en contacto con nosotros y valoraremos su caso para dar con la solución más acertada y menos incómoda para usted.

El problema con las muelas del juicio si se dilata en el tiempo puede provocar fuertes molestias y agravarse, por ello, es importante tomar medidas cuantos antes.

Problemas que pueden causar las muelas del juicio

Las muelas del juicio retenidas pueden causar muchos problemas secundarios que habremos de tener en cuenta para detectar los síntomas en caso de que sucediera.

Algunos de estos problemas son:

  • Problemas mecánicos: La fuerza que ejercen las muelas en el resto de dientes puede provocar que se muevan y desalineen los dientes ya existentes, con todos los dolores y problemas estéticos que esto puede provocar. Esto se debe a la fuerza de erupción que ejercen los dientes hasta que se ha formado completamente la raíz.
  • Infecciones: Debido a que en muchas ocasiones las molas del juicio no pueden erupcionar por completo, se forman bolsas y acúmulos de comida que al no poder ser limpiados correctamente, acaban por provocar infecciones. Este tipo de infecciones suelen ser conocidas como pericoronitis y han de ser tratadas con antibióticos.
  • Caries y dolor: Las muelas del juicio al salir, en muchos casos no cuentan con el espacio necesario y se inclinan empujando el molar que está por delante. Esto puede provocar fuertes dolores, caries y lesiones.
  • Problemas neuromusculares: La presión ejercida en los molares puede provocar dolores y descompensación a la hora de masticar. Esto a la larga provoca fuertes dolores en las articulaciones, dolores de cabeza y de oído.
  • Quistes y tumores: Si las muelas se quedan atrapadas, pueden formarse a su alrededor quistes. En algunos casos estos quistes dan lugar a tumores que pueden acabar por ser agresivos y alcanzar dimensiones considerables.

Las muelas del juicio  son un problema común a muchos pacientes, que sin la supervisión adecuada puede causar muchos problemas, por ello es necesario acudir al dentista y dejarse aconsejar por profesionales para evitar dolores o problemas secundarios que surgen a raíz del crecimiento de las muelas del juicio.

Sin Comentarios

Manda una respuesta